miércoles, 8 de marzo de 2017

HOY, 8 DE MARZO, ES TU DÍA, TAMBIEN EL NUESTRO


“Porque no quiero que seas valiente; quiero que seas LIBRE. 
Y esto no va de penes y vulvas: esto va de IGUALDAD.”

lunes, 6 de febrero de 2017

TOTUM REVOLUTUM

Alguien me dijo que la clave de cualquier éxito o de cualquier fracaso se resume en una sola palabra: BASTA. Cuando nace del alma suele tardar un tiempo para aquellos que aglutinamos toboganes de raciocinio interminables o bucles absurdos sin sentido en busca de un sentido afín o de una salida lógica a nuestro entendimiento. Pero un día o una noche, pronuncias sus cinco letras de un tirón: BASTA. En voz alta. Sin titubeos. 



Quien suele pronunciarlas antes incluso que tu mismo, quien las acaricia por primera vez antes de que tu aún no las intuyas, no siempre es uno mismo, adormecido por otros tantos intentos, apilados en el subconsciente repetitivo del YA y del VENGA. No. Suele ser quien te acaricia, quien te sonríe, quien te espabila, quien te despierta por las mañanas, quien te cuida, quien te quiere. Y no con minúsculas. Quien te QUIERE. De verdad. Sin papeles, sin recetas mágicas ni antibióticos preventivos. No sois muchos, pero sois los más importantes. Os llevo en mis cicatrices y os espero en mis destinos. Sois vosotros y vosotras. Eres .

Por todo ello, y por lo que acontecerá y porque no quiero perdérmelo pues empiezo a vivir de nuevo: GRACIAS. Porque te lo puse difícil pero no huiste, porque me encapriché de los vicios y no me dejaste caer. Porque hoy todo se revoluciona, sí. Empieza el cambio. Y en ese cambio, te quiero conmigo. Porque eres frágil como yo, pero a la vez dura como una roca. Porque eres agua como yo pero a la vez ola que arrastra las incertidumbres a la orilla de las realidades. Y porque ya está bien, coño, que nos merecemos esto y mucho más. Empiezo un nuevo curso antes o después que cualquier otro alumno de la escuela de la vida. Qué más da. Rescaté sus libros de texto de la hoguera de las vanidades y voy a empezar de nuevo. Porque merece la pena quien te la quita y me mereces la pena aunque sé a pies juntillas, que no te merezco pero insistes en quererme a tu lado. Y allí estaré, a las duras y a las maduras, porque me ha costado muchas tormentas vivir un pellizco de calma. Y esa calma me sabe a ti.

Te quiero.
Y no es poco.
Ya no es algo.

Es TODO